“Mucho se conseguirá cuando las mujeres ocupen más puestos de dirección”

La profesión de periodista exige estar siempre conectada y disponible para la cobertura de cualquier suceso inesperado, casi las mismas condiciones que el papel de madre. Si además tu marido es también de la profesión y si además se llama Iñaki Gabilondo, el reto es aún mayor.

micro_wmw (2)
La has escuchado en Cadena SER y la habrás visto en algún plató de televisión, hablamos con Lola Carretero, periodista especializada en moda, sociedad y estilo de vida.

Nunca estuve convencida de que podía con todo. Casi siempre  tuve la sensación de que podría ser mejor periodista, mejor hija, mejor mujer, mejor amiga…  Pero lo intenté poniendo límites, a mi profesión.

Los fines de semana casi siempre fueron sagrados-, a mi familia que también tenía su tiempo y a mí misma, que me negué a tomar vacaciones solo una o dos veces al año, y cada día sacaba una hora de donde fuera para mí.

WMW.- En cualquier caso, supongo que habrá ocasiones en las que las obligaciones se solapan y hay que elegir. Cuando echas la vista atrás, ¿te arrepientes de algo?

Lola- Claro que me arrepiento de algo, me parece muy prepotente creer que todo lo hiciste bien o que no pudiste hacer algo mejor. Yo me arrepiento de un par de cosas importantes y de otras menos, pero me reconforta saber que lo que decidí hacer o no,  también lo elegí yo.

WMW.-  Tu marido es un reconocido periodista, ¿has tenido que elegir alguna vez estar en casa para que él pudiera alcanzar ese nivel profesional?

Lola- Seguramente sí, pero él nunca me lo pidió, ha sido y es un compañero animador de mi libertad, y de mi trabajo. Aunque eso no quita para estar convencida de que muchas mujeres,  si solo hubiéramos tenido que trabajar fuera, hubiéramos hecho carreras más potentes, pero quizá forma parte de nuestra genética emocional, querer hacer más, tenerlo un poco todo bajo nuestra responsabilidad. Quizá nos deberíamos pedir explicaciones también a nosotras mismas.

WMW.-   En la línea de esas incompatibilidades que a veces surgen, ¿crees que hoy es compatible el éxito profesional con un nivel de conciliación familiar satisfactorio? ¿o siempre se renuncia a algo? En tu caso, ¿qué sacrificios han sido necesarios?

Lola- Definitivamente creo que es imposible, hoy por hoy, una conciliación familiar y un crecimiento profesional óptimo y no frustrante, salvo en casos excepcionales. Nuestros horarios infernales, interminables y absurdos, lo hacen dificilísimo.

Siempre hay renuncias y suelen ser las que nos hacemos a nosotras mismas, menos tiempo para formase,  para cultivarse, para ver a madres y amigas, para cuidarnos, etc. Y en cuanto a mí, yo me considero  una privilegiada porque en casa siempre trabajó una persona que me liberó del 90% de la carga casa.

WMW.- Sabes lo que supone una baja en medio del caos de una redacción cuando se trata de sacar un programa adelante. ¿Hasta qué punto importa que la trabajadora en cuestión tenga niños pequeños? ¿En qué casos se valora como un punto a favor y cuando es un hándicap?

Lola- Seamos sinceros, para una empresa siempre es un hándicap que una empleada tenga hijos pequeños, insisto que una empleadA, no un empleadO.

Yo no he visto todavía que tener hijos pequeños sea valorado por nadie, ni por lo compañeros, porque todos sabemos que normalmente una baja de nuestro niño recae  injustamente y la mayoría de las veces en otro compañero.

WMW.-  ¿Qué recorrido nos queda por hacer a las mujeres en lo que a conciliación?

Lola- Nos queda un recorrido inmenso, y creo de verdad que mucho se podría haber hecho ya: Por ejemplo, ¿nadie se ha preguntado por qué los tres meses de verano de jornada intensiva, 8 a 3, todo el trabajo sale igual y que no pasa nada? O ¿por qué en el Reino Unido, Noruega, Suecia, Suiza, Holanda, etc, el horario laboral en cualquier sector termina a las 4, 5 ó como muy tarde a las 6?. Y no son precisamente los países más atrasados del continente, ¿verdad?

Hay que seguir luchando y mucho se conseguirá cuando las mujeres ocupen más puestos en la  alta dirección.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *